jueves, 24 de febrero de 2011

Medicina y Economía: dos Artes de lo Humano

En el mundo en que vivimos la validación y pensamiento científico ha adquirido, al menos en los países Occidentales, una preponderancia en las formas de concebir las sociedades. La era de la como modo de validación, regidora de comportamientos y del pensamiento ha quedado desplazada en nuestro acontecer diario a un sentimiento, principalmente religioso, por las constataciones, progreso y resultados positivos que indudablemente el método científico aporta al género humano.

Si realmente existe en la actualidad una Ciencia en sentido amplio dominante ésta es sin lugar a dudas la Economía porque su lenguaje se esta convirtiendo en una gramática universal capaz de infiltrarse en cualquier ámbito del pensamiento o de la valoración de la realidad y de cuyas recomendaciones de actuación difícilmente se puede escapar.  Pero esa preponderancia en muchas ocasiones se convierte en manos de muchos economistas en soberbia y voluntad de dominación cuando no en errores y falta de humildad a la hora de reconocer las limitaciones  de las cuales toda ciencia social adolece.

Y quizás sería muy recomendable que los economistas aprendiéramos humildemente de otras ciencias mucho más antiguas y contrastadas como la Medicina que nos aportan una visión de la realidad y las relaciones considerablemente más cercana a nuestra propia esencia como seres humanos y al mundo natural que nos rodea.

Una visión que nuestros admirables profesionales sanitarios han ido aprendiendo de su experiencia con el trato directo y sin intermediarios de esa naturaleza contradictoria que es el ser humano donde la mente y el cuerpo están íntimamente conectados, las pequeñas dosis pueden marcar la diferencia, donde el reto intelectual del diagnóstico diferencial y fundamentado es su leivmotiv de actuación y la cercanía al paciente marca la comprensión holística de la enfermedad y su tratamiento. Y eso a pesar de las dificultades en su día a día que muchas veces las restricciones que el pensamiento economicista les impone pero que no puede soslayar la esencia vocacional y de firme voluntad de servicio que en su más íntima estructura conforma a la medicina y sus profesionales.

La Economía como la Medicina comparten en el fondo el mismo objeto de estudio que es el individuo humano pero sus aproximaciones son muchas veces radicalmente diferentes dado que la economía estudia el comportamiento humano desde la modelización fría, estadística, lejana y abstracta y en cambio la medicina basa su actuación en la observación e interacción directa del paciente.

Y en el fondo ambos ámbitos del conocimiento son afortunadamente un Arte de lo Humano donde no todo esta predeterminado dado que aunque evidentemente ambos tienen una base científica, el factor humano, el médico o economista que haga el diagnóstico, es concluyente en sus resultados y por esta razón la economía aún esta a años luz de la comprensión que los médicos tienen de su Ciencia, competencia y  posibilidades.

Como sabiamente decía el insigne economista Keynes: "sería espléndido que a los economistas lograran que se les tuvieran por personas humildes, competentes, a la altura de los odontólogos..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada